¿Puede llegar a excitarnos la música?

Probablemente nunca te haya pasado, ya que usar música para conseguir excitarse, no es algo que esté demasiado extendido o al menos una cosa que no suele oírse de forma habitual por ahí, lo cierto es que hay determinadas canciones que son capaces de hacer despertar en nuestro interior, deseo sexual. Un deseo, que por muy sorprendente que parezca, comienza en un lugar tan insospechado como es el oído. ¿De verdad que todo empieza ahí? Eso es lo que afirman los sexólogos. Según los estudios realizados, el oído es una parte fundamental en la excitación sexual. Es por ello que los diferentes elementos que forman la música, ayudan a que estemos más predispuestos al sexo.

No solo predispone a sentirse más excitado, sino que además, como se puede ver por los resultados de varios estudios realizados, para una enorme cantidad de personas, es mucho más placentero tener música de fondo mientras practican sexo y hacen videos porno, que realizarse cualquier tipo de caricias. Algo, que no deja de resultar bastante llamativo, lo cual pone de manifiesto lo permeable que es nuestro cerebro a la música.

¿Cuánto puede llegar a excitar la música?

Como sucede con otras sensaciones, lo mucho o poco que pueda llegar a excitar una canción, dependerá de lo que nuestro cerebro esté dispuesto a experimentar en ese momento. Si está más relajado, hay muchas más probabilidades de que la excitación que sintamos sea mucho mayor, que si este ha pasado por unos días con demasiada carga de trabajo o estrés. Otra cosa que también ayuda a que el cerebro tenga este tipo de sensación, es tener una cierta disposición a que la música nos lleve a este estado. Por ejemplo, si no creemos que esto pueda ayudarnos a alcanzar el clímax, por muy sensual que sea la música, será casi imposible que nuestro cuerpo sienta el más mínimo cambio.

Si por el contrario, se está predispuesto a que la música sirva como acicate durante alguna experiencia sexual, cada vez será más sencillo alcanzar la excitación que deseemos en ese momento. De hecho, algunos especialistas creen, que la música tiene este efecto en nuestro cuerpo, porque se asocia a un proceso mnemónico, es decir, la asociación de una canción o grupo de canciones a una experiencia que nos ha resultado placentera en el pasado o a algún hecho en el que la melodía se encontrara presente.

Una asociación sexual, en la que directa o indirectamente se lleva trabajando durante el último siglo, a través de cosas tan aparentemente banales como ir a una discoteca los fines de semana o formar un grupo de música con tus amigos. No es lo único a lo que se encuentra muy ligado el sexo, ya que de un tiempo a esta parte, la mayoría de las canciones que proceden de la América Latina, tienen en sus letras contenido sexual bastante explícito.

¿Qué música es la adecuada para excitarse?

En términos generales, ya que todo el mundo tiene sus gustos particulares, parece ser que la música que más ayuda a la hora de conseguir excitarse, es aquella que posee una cadencia repetitiva y un ritmo que vaya aumentando con el paso de los minutos, tal y como sucede como cuando se está inmerso en una relación sexual. Cuanto más sensual sea la melodía, habrá una mayor disposición a las caricias, la duración del sexo y por supuesto la sensación de placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *